Tinder, los riesgos de esta aplicación de citas

2015-01-29
El encuentro con desconocidos y los perfiles falsos que buscan obtener datos personales son los mayores peligros de esta aplicación que es un éxito entre los adolescentes y también muy usada por los adultos.

Tinder se baja al Smartphone desde la tienda de aplicaciones o PlayStore y requiere la conexión con Facebook, aunque advierte que no publicará nada en esa red social. Va mostrando perfiles de amigos de amigos (nunca ofrece amigos directos): hombres o mujeres, según la elección sexual que haya hecho el usuario en Facebook y que pertenecen a su rango de edad.

Las preferencias pueden editarse para elegir si se muestran hombres o mujeres, la distancia a la que se encuentran, el rango de edad, etc.

Ante cada perfil, da la posibilidad de presionar una X (“No me interesa”) una “i” (más información y galería de fotos) o un  (“Me gusta”). Los perfiles pueden ir pasándose con un movimiento del dedo como se pasan las páginas de una revista. Cuando hay una coincidencia y dos usuarios “se gustan” uno al otro, reciben un mensaje que habilita un chat.

El riesgo de contactar con desconocidos

Tanto adolescentes como adultos pueden ser víctimas de desconocidos que buscan aprovecharse del genuino deseo de entablar una relación. Desde pedir dinero aprovechándose de la buena voluntad del otro hasta cometer otro tipo de abusos que incluso pueden poner en riesgo la vida, los desconocidos pueden ser peligrosos. Por eso, es importante hablar mucho con los adolescentes al respecto y ser conscientes del peligro aun siendo adultos.

Mientras la relación se mantiene a un nivel virtual, hay que ser cuidadosos con la información que se proporciona y evitar brindar datos sensibles que puedan ser usados si hay una mala intención.

En el caso de tomar la decisión de encontrarse con la persona con la que se viene chateando, hay que elegir un sitio público y transitado antes de reunirse a solas. Y hacer alguna pequeña investigación previa nunca viene mal: se puede buscar en Google el nombre de la persona y subir su foto a tineye.com, para ver los sitios web en los que ya ha aparecido esa foto.

El riesgo de los perfiles falsos

Cuando se da una coincidencia entre dos usuarios que se pusieron “me gusta” mutuamente y se abre la posibilidad de chatear, existe la posibilidad de estar hablando con un robot en lugar de con una persona real. Recientemente ha habido un aumento en cuentas falsas controladas por robots (computadoras infectadas de malware o dispositivos controlados por terceros) que se hacen pasar por usuarios reales, con cuentas completas con nombres, intereses y fotos.

El “candidato” ofrece, por ejemplo, conectarse por videochat o webcam pidiendo al usuario que haga click en un enlace para ir a un sitio web. Allí se solicitan datos personales y una tarjeta de crédito para poder acceder a la sesión de webcam una vez verificada la mayoría de edad.

Otro engaño que se dio en Tinder buscaba promover el juego Castle Clash, con un mensaje que decía “juega un rato conmigo y podrás conseguir mi teléfono”. La propuesta es hacer click y visitar un sitio web en el que se solicitan datos.

Así, los ciberdelincuentes se hacen de datos personales sensibles y el engaño hasta podría ser desde molesto hasta peligroso, terminando en el robo de dinero.

Para protegerse, además del básico sentido común y los consejos antes mencionados, existen aplicaciones gratuitas como Mobile Security de McAffe que protege de enlaces de riesgo y explora las aplicaciones advirtiendo si hay alguna peligrosa.

Asesoró: McAffe

Si querés conocer productos para la seguridad de tu familia, hacé click aquí.